Exposición Galería Orfila de Madrid.


Existe una vertiente de lo sublime en la pintura abstracta, sumada a su mirada hacia el interior y la consecución de un lenguaje plenamente autónomo, que bien podría enlazar estos supuestos expresionistas con aquella categoría estética, originada en la visión estremecida ante la vastedad de la Naturaleza, que fue uno de los caminos abiertos hacia la modernidad por el romanticismo. De modo semejante, abstracción y sublimidad se conjugan en la pintura de Luz Arkal, para retomar aquella herencia a través de una espiritualidad que resulta en su caso del encuentro de Oriente y Occidente. Parte para ello de una temática que tiene en el cosmos su principal protagonista, la enorme ampliación de nuestros horizontes descubiertos por los avances de la ciencia; aunque no sólo, pues al fin lo que crea es una cosmogonía en que se hace presente el lugar que habitamos desde las incertidumbres y términos perentorios con que hoy nos acoge, actualizando o poniendo al día esa idea de lo sublime. El vacío como oriental definición de la forma y su función, la continuidad de espacio y tiempo como paradoja de la infinitud y la vez finita conformación de un Universo, con todo, de dimensiones inconcebibles, son algunos motivos subyacentes en las configuraciones matéricas de su pintura, si no la misma síntesis de una energía que sólo se nos revela en estado de permanente transformación.

Antonio Leyva San Juan, 2016.

#orfila #arkal

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square